Vigorexia

Description

La vigorexia es una enfermedad, en la que se sufre un desorden emocional donde las características físicas se perciben de manera distorsionada, al igual de lo que sucede cuando se padece de anorexia, pero a la inversa. Implica una adicción a la actividad física (especialmente a la musculación): los vigoréxicos suelen realizar ejercicio físico excesivo, a fin de lograr un desarrollo muscular mayor de lo normal, pues de lo contrario se sienten débiles. A esta exigencia se suma un trastorno en la alimentación que se hace patente en una dieta poco equilibrada en donde la cantidad de proteínas y carbohidratos consumidos es excesiva. Esto puede ocasionar alteraciones metabólicas importantes, sobre todo cuando el vigoréxico consume esteroides que ocasionan cambios de humor repentinos. La baja autoestima, convulsiones, mareos, dolores de cabeza y taquicardias son síntomas de este desorden. Es más mortal que la anorexia y bulimia. Una de sus complicaciones es la atrofia del músculo cardiaco, debido a la falta de sangre.

Los signos más frecuentes son: mirarse constantemente en el espejo y aún así sentirse enclenques, invertir todas las horas posibles en hacer deportes para aumentar la musculatura, pesarse varias veces al día y hacer comparaciones con otras personas que hacen fisicoculturismo, la enfermedad deriva en un cuadro obsesivo compulsivo, que hace que el vigoréxico se sienta fracasado, abandone sus actividades y se encierre en un gimnasio día y noche.

Numerosos problemas orgánicos y lesiones pueden aparecer cuando la práctica deportiva es excesiva. La sobrecarga de peso en el gimnasio repercute negativamente en los huesos, tendones, músculos y las articulaciones. Las endorfinas constituyen un grupo de hormonas que produce el propio organismo, con propiedades similares a la morfina, como un mecanismo de defensa ante diversos estímulos. Cuando la persona practica deportes rutinariamente hasta extenuarse, el organismo comienza a producir estas sustancias para aliviar los síntomas, y esto le permite poder continuar el trabajo por más tiempo cada día. A medida que pasa el tiempo se requerirá una cantidad cada vez mayor para poder soportar el dolor, lo que acarreará serias consecuencias. Todo esto lleva al desarrollo de una verdadera adicción a las endorfinas. En mis fotografías quería mostrar esta especie de gusto por el dolor, el sacrificio.

Para realizar esta serie fotográfica modifiqué mi cuerpo y encarné distintos personajes, que presenté como psicológicamente inestables, tomando productos nutricionales o ciclándose. Con esta serie quería criticar el mundo tan artificial de la musculación basada en suplementos y productos químicos, para ello intenté llegar a los mismos resultados que los vigorexicos desean, pero sin tomar ningún tipo de producto nutricional y sin ciclarme. Es una serie abierta, creo que será mucho más interesante cuando con el paso del tiempo, las modificaciones de mi cuerpo sean más evidentes y se pueda ver una evolución mayor.