Oro Blanco en Shinyanga

Description

En este proyecto artístico Iván Correa conecta escenas surrealistas con hechos reales, se inspira en los asesinatos de albinos que se producen en Tanzania para crear una impactante historia con su peculiar estilo. Con estas imágenes quiere hacer reflexionar sobre el drama, la desesperación, el racismo y la violencia.

En Tanzania, un país de 39 millones de habitantes, se estima que hay cerca de 270.000 albinos. Cientos han sido asesinados para fines de magia negra. Una media de diez albinos al mes son asesinados o mutilados, sin contar con las desapariciones.

Según los hechiceros las personas con albinismo son una maldición, pertenecen al diablo, no son humanos, no mueren sino que simplemente desaparecen. Los ‘cazadores’ de albinos matan a sus víctimas y cogen su sangre, su pelo, sus genitales y otras partes del cuerpo para elaborar pociones que, según ellos, dan suerte en el amor, los negocios y la vida en general. Sus extremidades se venden en el mercado negro por unos 2.000 euros, y se cree que beber su sangre favorece la salud.

El asesinato de albinos es un crimen asociado a la minería, una actividad clave en Tanzania, donde hay importantes yacimientos de diamantes, esmeraldas, rubíes y zafiros. Se piensa que los centros mineros son el mercado habitual para este contrabando de órganos de albinos, y las autoridades creen que los mineros de pequeña escala son los principales compradores. Todo porque, según ciertas supersticiones, las partes de los albinos dan buena suerte, ya sea para librarse de morir en los yacimientos o para encontrar las mejores vetas.

Hace unos años las autoridades lanzaron una campaña para intentar frenar estas atrocidades, pero por el momento hay muy pocos detenidos y los crímenes rituales se siguen cometiendo.

ivancorrea807@hotmail.com